contacto@observatoriodetierras.org 2970200 ext. 7770

PRESENTACIÓN DE LA CLÍNICA JURÍDICA DEL OBSERVATORIO.

 

INFORME DE LOS AVANCES DE LA CLÍNICA JURÍDICA.

 

 

  • Qué es una clínica jurídica

    Las clínicas jurídicas son espacios académicos que tienen por objeto transformar la tradicional enseñanza del derecho. Lo que pretenden es que los estudiantes de derecho puedan aplicar sus conocimientos en casos reales y de alto impacto nacional e internacional. Es sacar de las aulas el derecho y utilizarlo en beneficio de la sociedad. Las clínicas se forman con casos reales y de interés público para que los estudiantes puedan llevar a cabo acciones jurídicas que incidan en problemas sociales de algún lugar. Esto lo hacen bajo la supervisión constante y permanente de un equipo de profesionales del derecho capacitados en temas de Derechos Humanos y de litigio estratégico.

    Para lograr este cometido, la enseñanza legal clínica selecciona algunos casos de interés público que por sus características pueden incidir en políticas legislativas, judiciales o administrativas que mejoren la situación de una comunidad. No necesariamente son casos colectivos, pero que sirvan al interés público. Una vez seleccionados estos casos, el equipo asesora jurídicamente el caso y utiliza herramientas jurídicas y no jurídicas para colaborar en la solución de casos reales. El derecho es tan solo una estrategia para utilizar. El litigio que desde las clínicas se hace incluye estrategias pedagógicas, de medios o prensa, etc. De esta manera, este nuevo modelo permite que tanto los estudiantes de derecho enseñen y que las comunidades aprendan. Buscan empoderar a la sociedad.

  • Clínica Jurídica del Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria

    Debido al objeto de nuestro trabajo, la clínica del observatorio se enfoca exclusivamente en temas relativos a derechos de propiedad agraria. Nuestras estrategias están encaminadas a llevar algunos casos que son seleccionados por el equipo y que por su importancia pueden lograr incidir en la transformación o solución de problemas sociales en materia de tierras. Para este fin, contamos con la presencia de estudiantes de derecho que están finalizando sus estudios y con un equipo de abogados con experiencia en litigio de Derechos Humanos.  Nuestro trabajo se enfoca en tres clases de procesos. El primero, aquellos relacionados con la Ley 160 de 1994 como el de titulación de baldíos, divisiones, etc. El segundo relativo a la ley 1448 de 2011 sobre restitución de tierras. Finalmente, todas aquellas acciones constitucionales que tengan la virtualidad de incidir en los derechos de propiedad agraria. Por ejemplo, acciones de inconstitucionalidad, intervenciones ciudadanas, acciones populares, acciones de grupo, acciones de cumplimiento, etc.

    Nuestro trabajo se basa en tres conceptos:

    a)     Litigio Estratégico: Nuestra clínica entiende que el derecho es tan solo una herramienta en la transformación de problemas sociales. Por eso, utilizamos distintas vías como estrategias de medios, de comunicación, prensa, pedagógicas y en general procesos de incidencia en la toma de los órganos de decisión. Para nosotros, la participación de la comunidad en estos procesos es muy importante. Sin una comunidad activa los resultados de los procesos serán muy pocos.

    b)     Casos de interés público y de alto impacto: Como nuestro objetivo es la formación de estudiantes de derecho en el litigio de Derechos Humanos, nuestra clínica considera importante llevar casos que interesen a la comunidad. Por ello, los casos son seleccionados a través de criterios de interés público. Es decir, que busquen solucionar problemas estructurales y que incidan en los órganos que toman las decisiones. No llevamos casos particulares y en beneficio propio.

    c)      Modelo educativo: Las clínicas son una forma de educar en derecho. Tradicionalmente las clínicas han acercado a los estudiantes de pregrado con casos de la vida real para que cuando sean profesionales puedan actuar en interés público. Es una forma de sensibilizar al estudiante y enseñar el derecho de manera diferente. Este modelo ha operado de “puertas hacia adentro”: de las facultades de derecho hacia estudiantes de derecho. Nuestra clínica considera que la formación jurídica no solo es para los estudiantes. Es una forma de acercar a las personas con el derecho. Queremos que a través de los casos o campañas pedagógicas etc. logremos un empoderamiento de la sociedad civil. Nuestra clínica trabajaría “de puertas para afuera”: de la academia del derecho para las comunidades.

    Ahora bien, para cumplir con nuestros objetivos, dividimos nuestras líneas de acción en tres:

    a)     Investigación: Los casos de interés público deben aportarle algo a la comunidad y a la academia. Para nosotros es muy importante que las experiencias reales sirvan para realizar investigaciones que nos permitan evidenciar cuales son los principales problemas jurídicos con los que cuentan los procesos relativos a tierras. Gran parte de la falta de oportunidades en el acceso a las tierras se causan precisamente por no conocer académicamente los “cuellos de botella” de los procesos.

    b)     Litigios: utilizamos dos tipos de herramientas jurídicas. En primer lugar, aquellas acciones que el ordenamiento jurídico prevé para la restitución y distribución de la tierra. Entre otras, la ley 160 de 1994 y ley 1448 de 2011. El segundo grupo de acciones son las acciones constitucionales que según el caso sean procedentes. Por ejemplo, acciones de tutela, acciones de grupo, acciones populares, acciones de cumplimiento, derechos de petición, etc.

    c)      Incidencia: Visibilizamos nuestro trabajo e incidimos en que nuestros casos sean casos que se debatan públicamente. A través de los medios y acceso a los tomadores de opinión, pretendemos generar debate público. Es muy importante resaltar que no litigamos en medios. Lo que hacemos es llamar la atención de la prensa en casos particulares y que son de importancia nacional para llegar más fácilmente a quienes toman decisiones.

  •  

  • Cómo prestamos nuestros servicios

     Horario de atención: Lunes a Viernes de 10:00am a 12:00pm

    Dirección: Cra 7 # 12B – 41, piso 9. Oficina 901

    correo electrónico: luis.ruiz@observatoriodetierras.org

    Nuestra clínica cuenta con un primer proceso de selección de los casos. Entendemos que no podemos aceptar todos los casos y por ello definimos tres criterios que nos ayudarán con este particular.

    –         Casos de interés público o impacto nacional

    –         Casos Colectivos preferiblemente: Cuando existan casos individuales ellos deben ser de tal importancia que puedan incidir en la política de tierras que de algún órgano se expida.

    –         Casos con acceso a campo: Evitamos los casos que pongan en peligro la integridad y tranquilidad de los estudiantes y abogados del Observatorio.

    –         Afectación directa a comunidades

    –         Facilidades prácticas: por ejemplo, en la obtención de pruebas, etc.

    Para esta selección, los estudiantes deberán realizar un proyecto de viabilidad que tiene por fin, mostrarle a toda la clínica reunida en pleno por qué debería o no debería admitirse ese caso. Cada uno de los demás miembros presentará su posición. Este proyecto de viabilidad debe entonces considerar estos criterios descritos anteriormente.

    Una vez admitido el caso, procedemos a recolectar todos los documentos necesarios y, según sea la clase de proceso, llevarlos ante las instancias competentes para tal fin. En la medida de lo posible, ningún miembro del Observatorio firmará como representante de las víctimas. Lo anterior por dos razones. Primero, por un asunto de empoderamiento. Para el Observatorio y su clínica, es muy importante que sean las víctimas quienes actúen en cuenta propia y que sean ellas quienes actúen como sujetos de derechos. En la medida en que eso ocurre, el derecho como herramienta de transformación social cumple su objetivo de activar las instancias sociales y poner a dialogar directamente al Estado con las víctimas y las personas. En segundo lugar, por razones prácticas. La mayoría de procesos sobre propiedad agraria no necesitan la asistencia de un abogado. Sin embargo, los tecnicismos jurídicos se apoderan de estos procesos haciéndolos más complejos. Evitamos actuar como apoderados, en la medida de lo posible, pues esto nos implicaría en muchos casos tener que acudir a diligencias judiciales que implican costos que no podemos asumir por el momento.

  • Asistencia jurídica directa

    Entendiendo las razones por las cuales evitamos, cuando sea posible, actuar como apoderados de las víctimas, es importante resaltar que nuestro apoyo a los casos es directo. Como ocurre en otras clínicas de la Universidad del Rosario, el hecho de que no se firmen los procesos en los cuales se actúa no significa que no se le preste asistencia directa a los usuarios. Efectivamente, son los estudiantes quienes llevarían los casos y quienes tendrían contacto directo con el proceso y con los usuarios. La asistencia social no radica en aparecer formalmente en los procesos. Por el contrario, la Constitución y las Leyes permiten, en busca de empoderar a las comunidades, que no se exija la presencia de abogados para llevar los procesos. Este es el caso, por ejemplo, de la mayoría de acciones constitucionales. De acuerdo con ello, si se entendiera la asistencia jurídica directa en la cual se haga indispensable la figuración de los estudiantes en las acciones judiciales, la mayoría de acciones constitucionales no serían casos de asistencia jurídica directa. Nuestra clínica realizará todas aquellas acciones tendientes a satisfacer los derechos de las comunidades. Ellas implican el completo compromiso con los procesos judiciales y con sus etapas.

  • CASOS EN TRÁMITE

    Acción de Inconstitucionalidad: en trámite